Cartas españolas de Jean-Baptiste Say

Cualquier lector interesado en la formación y evolución de las ideas económicas percibe que las contribuciones de los economistas no han tenido la misma importancia en todo tiempo. Sin embargo, puede llegar a pensar erróneamente que en un momento determinado esas ideas sí tuvieron la misma importancia en todo lugar. Precisamente el «enfoque nacional» entre los historiadores del pensamiento económico indaga, entre otros temas, en las causas del éxito temporal y espacial de las teorías, incorporando las realidades periféricas al estudio de los flujos internacionales de ideas económicas. A partir de aquí, las traducciones han sido una de las vías de circulación y divulgación de la literatura económica más estudiadas, especialmente durante la segunda mitad del siglo XVIII y la primera del siglo XIX. Convertidas en un instrumento cuantitativo, han permitido a la literatura tanto elaborar una cronología de la transmisión de las ideas como realizar un indicador de la influencia directa de los autores. Menos protagonismo han tenido otros medios de circulación y transmisión de la literatura económica, concretamente los «plagios», las copias manuscritas, los viajeros, los diplomáticos, los salones de lectura o la prensa. Estas vías son, en todo caso, elementos alternativos, paralelos o complementarios a las traducciones y que, lógicamente, también fueron modos de asimilación de ideas foráneas.

Nuestra investigación más reciente emplea uno de los elementos menos atendidos por parte de esta literatura. Se trata de la correspondencia entre los autores de referencia y las realidades periféricas. En un reciente trabajo hemos publicado cinco cartas de autores españoles dirigidas a Jean-Baptiste Say: la carta de Manuel María Gutiérrez de 7 de enero de 1817, la carta de Manuel María Gutiérrez de 23 de mayo de 1817, la carta de Manuel María Gutiérrez de 26 de julio de 1817, la carta Álvaro Flórez Estrada de 19 de septiembre de 1831 y la carta del Marqués de Valle Santoro, sin constancia de la fecha de envío o recepción. No se conocía correspondencia alguna entre los autores españoles y Jean-Baptiste Say aunque el protagonismo del autor francés en el pensamiento económico español señalara en esta dirección.

RHE

¿Por qué son importantes estas cartas? En primer lugar, nos permiten situar de forma más clara el lugar de la ciencia económica en España durante la primera mitad del siglo XIX. En concreto, la proximidad al lugar de privilegio que ocupa Say, uno de los economistas más importantes del siglo XIX y el principal protagonista de la Economía política en el continente europeo, aporta más argumentos para defender la conexión de los autores españoles, sin retraso evidente, con las obras modélicas desde un plano analítico, docente y político. En segundo lugar, esta correspondencia aporta información sobre el pensamiento económico de los autores españoles. Por ejemplo, la asistencia de Álvaro Flórez Estrada a las clases de Economía política de Jean-Baptiste Say en el Athénée de París abre la puerta de la influencia del pensamiento del autor francés en las cuatro ediciones del Curso de Economía publicadas en España (1835, 1840, 1848 y 1852) cuando regresa del exilio. En tercer lugar, encontramos elementos relevantes sobre la historiografía de las traducciones españolas de Say. Hay indicios para sostener que Manuel María Gutiérrez traduce el Catéchisme d’économie politique, con el título Cartilla de Economía política, hasta ahora atribuida a Agustín Pascual. Este y otros elementos presentes en esta correspondencia invitan a presentar la difusión de la obra de Say en España como un proyecto colectivo de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Madrid. Por último, estas cartas señalan algunas vías y obstáculos institucionales a la difusión de las ideas. Constatan el papel de la información periodística y de los canales diplomáticos en la estructura de difusión y circulación de teorías, ejemplares, borradores e informes. También permiten confirman la tesis de Llombart (2004) a la paradoja que supone una censura creciente acompañada de un incremento de las traducciones; Manuel María Gutiérrez censura para poder publicar y detalla a Say la tarea de expurga de los pasajes condenables.

Un mercado no es una suma de intercambios

Sir James Steuart (1712-1780) escribió el primer tratado sistemático escrito en inglés sobre Economía, introdujo la frase “Economía política” en la lengua inglesa y publicó An Inquiry into the Principles of Political Œconomy (1767) nueve años antes que La Riqueza de las Naciones de Adam Smith. Steuart nació el 10 de octubre de 1713 en Edimburgo. Tras un período de estudio en North Berwick, ingresó en la Universidad de Edimburgo para estudiar Derecho. Gran parte de su vida residió en el Continente, inicialmente por un viaje de juventud en España, Italia y Francia (1735-40) y después exiliado en Francia, Alemania y Holanda (1745-63) por participar en el levantamiento jacobita contra la corona inglesa. Tras su regreso a Escocia, termina su gran obra An Inquiry into the Principles of Political Œconomy, que había iniciado nueve años antes en Tubinga (Alemania), y la publica en Londres en 1767 (2 vols.). Una de las caracterizas más importantes del texto es su naturaleza eurocéntrica y, por lo tanto, en ella encontramos detallados análisis de las consecuencias de las guerra de los siete años en Alemania, la situación agrícola de la Picardía francesa o los problemas de despoblación de las ciudades de Holanda o de España. La obra está compuesta por cinco libros dedicados respectivamente a la población, la agricultura, el comercio y la industria, el dinero y finalmente el crédito y los impuestos.

300px-SteuartAnInquiry1767v2

El libro fue vendido razonablemente bien aunque no generó tanto entusiasmo como su autor esperaba. Sus reticencias a la libertad del comercio y su confianza en la capacidad activa del gobierno para contribuir al bienestar general supusieron un desafío a las propuestas liberales de la ilustración escocesa. En el Continente ocurrió lo contrario y su recepción fue amplia. Frente a las dos ediciones aparecidas en Gran Bretaña, aparecen cuatro traducciones, tanto al francés como al alemán. También la edición irlandesa tuvo éxito y fue ampliamente distribuida en las colonias americanas. Sin embargo, el libro y su autor comenzaron a recibir una reputación diferente a principios del siglo XIX. Los economistas clásicos decidieron que La Riqueza de las naciones suponía el inicio de la ciencia económica y todo lo anterior, incluido Steuart, eran prescindibles. El éxito de Adam Smith también supuso un obstáculo para las ideas de Steuart, algo que explica la ausencia de una traducción al castellano de An Inquiry into the Principles of Political Œconomy. Hasta principios del siglo XX, los economistas no habían mostrado interés en el pensamiento de Steuart.

Mr Big ears

A partir de la crisis económica iniciada en 2008, la búsqueda de respuestas teóricas ha incrementado el número de trabajos científicos sobre la obra de Sir James Steuart. Junto al profesor Ramón Tortajada, de la Université Grenoble Alpes, hemos inicidado una investigación sobre el funcionamiento del mercado en el pensamiento económico de Sir James Steuart.

El debate sobre la determinación de precios y sobre la pertinencia de esta determinación marcan todas las teorías económicas, de una forma u otra. La teoría económica de Sir James Steuart no es una excepción. Pero su demostración del proceso por el cual los mercados alcanzan estabilidad en las relaciones de mercado es muy diferente de la presentada por las teorías económicas a las que estamos habituados. copertinaEl primer resultado de esta línea de invesigación ha sido publicado en la revista History of Economic Ideas (volunem 23, número 1, pp.39-58) con el título “Double Competition and Stability in Sir James Steuart”. Nuestro punto de partida son tres elementos diferenciales del análisis de Steuart. El primero es que Steuart, como punto de partida, toma en consideración todas las formas de competencia. No presupone ni una situación de libre competencia sin barreras de entrada para después deducir las medidas que pretenden conservarlo, ni una situación de competencia pura y perfecta donde la competencia imperfecta (deberíamos decir las competencias imperfectas) aparecen cuando se relajan las estrictas condiciones requeridas para esta perfección. Steuart desarrolla la diferenciación entre competencia simple y doble. La segunda característica del camino tomado por Steuart es que las autoridades –el Admnistrador o Estadista– participa del proceso. La motivación que domina el comportamiento humano es el propio interés, un constante deseo de bienes que permitan el bienestar y una identidad colectiva llamada ‘spirit of the people’. Es frecuente que la combinación de los intereses individuales garanticen el bien público, pero no es siempre el caso. La tarea del Estadista es controlar y guiar los intereses privados para obtener resultados beneficiosos. El tercer eleme800px-Thomas_Rowlandson_-_Rag_Fair_or_Rosemary_Lane_-_Google_Art_Projectnto es la imposibilidad de abstraer el dinero del análisis económico. El mercado no puede ser formalizado como un proceso de negociación entre compradores y vendedores sino como una circulación monetaria dirigida por los comerciantes, que Steuart denomina mercado público para diferenciarlo de una compra-venta entre dos particulares (donde podría no ser necesario el dinero).

Esta visión del intercambio es muy distinta a la desarrollada por la corriente principal de la ciencia económica desde Adam Smith y, como sostenemos en esta investigación, también parece ser más adecuada para describir el funcionamiento de una economía de mercado.

 

Jean-Baptiste Say y las cualidades empresariales para la industrialización

Mientras la etapa inicial de emergencia de la Economía como materia académica independiente estuvo marcada por la influencia de Adam Smith, la aparición de la Economía como disciplina universitaria trae consigo la apertura de “la era de Say”. Jean-Baptiste Say es uno de los economistas más importantes del siglo XIX, el principal protagonista de la Economía clásica en el continente europeo y uno de los autores más traducido en el panorama de la literatura económica. Aunque ha sido descrito como un divulgador de Adam Smith, la obra de Say es distinta en las muchas cuestiones fundamentales. Una de ellas es la importancia dada al empresario.

phpThumb_generated_thumbnail

Nos ha interesado especialmente la cuestión de las cualidades empresariales en la obra de Jean-Baptiste Say, tanto para el funcionamiento de la empresa como para la prosperidad de las naciones. Un fondo productivo, conformado por conocimientos y facultades industriales, origina las cantidades disponibles de los servicios de empresarios, obreros y sabios. El empresario gestiona el conocimiento, proporcionado por el sabio, para producir mercancías. Pero el éxito de la empresa requiere el ejercicio de unas particulares competencias.

El artículo que hemos publicado estudia las cualidades empresariales, expresamente expuestas en listados por J.-B. Say, y analiza tanto las consecuencias de cada una de ellas sobre la empresa como el papel determinante de este conjunto de facultades en el retraso económico de algunos países. En primer lugar, encontramos una clara distinción entre la dirección, vinculada a capacidades de razonamiento para afrontar la incertidumbre y para organizar los recursos, y la administración de la empresa, que requiere cualidades vinculadas al control y a la supervisión. Por lo tanto, las funciones empresariales relativas a la incertidumbre, a la innovación o la eficiencia están vinculadas al éxito pero no son una condición necesaria para la actividad productiva. Solo la aplicación del conocimiento es un factor. En segundo lugar, concluimos que J.-B. Say no comparte la idea de una convergencia económica entre las naciones de forma espontánea. Es necesaria una política de desarrollo económico basada en la educación industrial. Solo si las facultades empresariales destierran a los prejuicios y supersticiones en la toma de decisiones, el éxito empresarial, el acceso al capital, el aumento de la producción, el incremento de la renta y la recuperación demográfica serán posibles.

INNO_045_L204

“Jean-Baptiste Say et les compétences entrepreneuriales pour l’industrialisation”, Innovations. Revue d’Économie et de Management de l’Innovation, 44 (3), 2014 : 39-57.

Contenedor de ideas económicas

Las temáticas a tratar en este blog son cuestiones de un campo específico de la ciencia económica y de la historia económica denominado historia del pensamiento económico. Analiza el proceso de formación de las teorías económicas, así como las ideas que han aparecido en el pasado pero han quedado en el olvido.